LOS AIRES DE MI CABALLO

Por: Ing. Armando La Rosa Musante.

Gringa

REMEMBRANZAS

Es propio mencionar que gracias a la pasión y tenacidad de algunos agricultores que se dedicaron a estudiar y mejorar a su insustituible herramienta de trabajo es que se inició el renacer de esta noble raza que es el Caballo Peruano de Paso, a comienzo del siglo pasado.

Muchos de estos hombres de campo luego formaron nuestra Asociación Nacional de Criadores y Propietarios de Caballos Peruanos de Paso. Gracias a esta institución que realizó una constante labor en guiar a los criadores a través del desarrollo de los concursos nacionales y los escritos técnicos que sustentaron sus principales asociados es que se desterraron las influencias extrañas, para homogeneizar y mejorar el desplazamiento de nuestro caballo con predominio del bípedo lateral.

Hay que destacar que estos equinotécnicos nos han dejado abundante literatura para explicarnos como se desplaza nuestra raza caballar.

No era romanticismo, era necesidad de hacer conocer las características diferenciales que la hacían destacar con respecto a otras razas equinas y que la habían heredado en no las mejores condiciones.

Hombres de campo, que cabalgaban por necesidad al usarlos como medio de transporte al desplazarse entre poblados, ciudades o valles. También en el recorrido del control de sus campos de cultivo, sudando el fundillo sobre la montura, para obtener la mejor cosecha.

Eran hombres de a caballo, que tenían la sensibilidad de entender a su compañero de viaje, comprometidos a darle el tiempo suficiente y necesario sin apretar su enfrenadura, ni estropear sus asientos de boca, para tener a un dócil corcel dispuesto a responder a los requerimientos de paciencia y a los momentos de destape o bravata.

Caballeros de a caballo, sin prepotencias ni resabios, orgullosos de exhibir su cabalgadura a la entrada de pueblo o ante la amada. Sin embargo, con humildad y desprendimiento busca compartir las bondades de su linaje en la espera del progreso colectivo, porque tienen visión de futuro y sin ningún interés comercial.

Chalán de polendas, que por su trajín encima del caballo tiene la habilidad y conocimiento para extraerle su máxima calidad a su compañero. Con elasticidad sublime recorren por todos los aires derivados de la ambladura, demuestran por lo bajo de que estirpe proviene y ante la ostentación se luce por lo alto.

Han transcurrido los tiempos y que razón tenían nuestros antecesores, hoy tenemos un caballo reconocido a nivel mundial y que es el orgullo del Perú, por lo que ha sido nombrado Patrimonio Nacional.

Surgen las nuevas generaciones de aficionados y aparecen nuevos criadores, es la obligación de nuestra institución de transmitirles los vastos conocimientos heredados sobre esta noble raza caballar, de la forma más didáctica posible, y así mantener y continuar incrementando el prestigio ganado de nuestro equino. Así mismo, se deberá inculcar las cualidades de caballeros, de hombres de a caballo, de los forjadores de esta cofradía.

Tendremos que hacer conocer toda la tradición que involucra a nuestro caballo. Resaltar la calidad de su vestimenta, él apero nacional, y la oportunidad de su uso. Ocuparnos que prevalezca la valiosa y especial técnica de su enfrenadura que trajo invalorables momentos de satisfacción al ver a nuestros chalanes manejar sus cabalgaduras a rienda pareja, con cinta de seda, a sola mano, pues habían logrado culminar su proceso con un caballo suave de boca que permitía la cabalgata familiar a gusto, sin contratiempos.

jrm predilecto

SU ESENCIA DE SER

El Caballo Peruano de Paso es un equino criollo, de silla, de tradición viajero y con tendencia al tipo mediolíneo.

En su función recorre con naturalidad por los aires de la ambladura, donde predomina el apoyo de los bípedos laterales, con lucimiento del tren anterior, al que se le denomina término.

La suavidad de su desplazamiento, condición indispensable, es consecuencia de la sincronización de sus batidas en el traslado lateral y hacia adelante del centro de gravedad y no requiere de modificaciones anatómicas para cumplir con su cometido.

Favorecen la extensión de sus movimientos la espalda tendida, de ángulo ciertamente agudo en su articulación con el brazo, y el acodo de sus corvejones que le permiten un apoyo más cercano al centro de gravedad que facilita un mayor tiempo de suspensión del tren anterior. Le dará la armonía de su caminar, la relación que guarden la rodilla y el corvejón en su juego de biela.

En el Caballo Peruano de Paso buscaremos un caballo proporcionado, en que la belleza del animal se encontrará a través de la correlación de sus formas y la expresión de su cabeza, cuidando esencialmente la aptitud mecánica sobre una estructura sólida.

jmh goyita

DE SUS PISOS

1 GENERALIDADES

Mucho se ha escrito sobre el desplazamiento de nuestro Caballo Peruano de Paso. Importantes equinotécnicos nos lo trasmitieron luego de tener largos periodos de vivencia y de intensa investigación para desenredar y transmitir con mucha solvencia lo descubierto y aprendido.

En principio tomaremos del conocimiento teórico del desplazamiento del CPP, para luego visualizarlo al observar su desplazamiento y escuchar su ritmo y/o cadencia. El observador no solo deberá tener el ojo, sino también el oído, cual música en un pentagrama, para determinar el piso en que se viene desplazando el caballo.

Es importante, en la actualidad, revisar algunos términos que se han venido usando que traen a una cierta confusión y proponer otros que permitan ayudar a diferenciar y clasificar los aires de nuestro equino.

En especial me refiero a cambiar el nombre del piso llamado “Sobreandando” a “Pasiamblado”, con la intención de diferenciar claramente un tipo de piso con la velocidad que se le pueda imprimir a nuestra cabalgadura.

Así mismo, utilizar el término de “Apoyo” en reemplazo al de “Sustentación”, para facilitar la comprensión de los tiempos de ejecución al momento de asociarlo con el de “Suspensión”.

Así mismo, es importante dejar claramente establecido que nuestro CPP no requiere de ningún defecto anatómico o de debilidad para su mejor desplazamiento ni son factores que inducen a la producción de la suavidad.

El dorso largo es débil y cimbroso, puede causar dolor al caballo por la posible fricción entre las vértebras, perjudicar la transmisión del movimiento entre el tren anterior y tren posterior y afectar su longevidad. En cuyo caso la línea dorsal se traslada en dirección vertical el que es una fuerza contraria al de su chalán.

En el CPP que predomina en su desplazamiento el bípedo lateral, juega un papel muy importante la fortaleza de sus corvejones dado que los mismos tendrán que soportar el mayor desequilibrio que sufren al trasladar su centro de gravedad en su movimiento de hamaca, sino también impulsarlo hacia adelante. Su debilidad mostraría su incapacidad para lograrlo sin producir suavidad.

Las cuartillas largas no nos producen suavidad, más bien debilidad.

Comparemos la cuartilla del caballo con la de un amortiguador del automóvil. Imaginemos un automóvil en viaje y que pasa por un rompe muelle. La labor de su resorte es el de darle elasticidad al movimiento vertical, pero es el amortiguador el que controla su radio de acción. El movimiento en sentido vertical afecta a la suavidad. Nos muestra la falta de capacidad de reacción para colaborar en el conjunto de la importante misión de la impulsión hacia adelante del caballo y nos indicaría reducción en los años de vida útil.

 

2 SU MECÁNICA AL DESPLAZARSE

Don Luis de Ascasubi, estudioso ganadero y admirador del Caballo Peruano de Paso, hizo grandes amistades entre los equinotécnicos que venían trabajando en el rescate de la esencia del CPP. En esas famosas tertulias, de estos conocedores hombres de a caballo, les propuso el uso del dromógrafo para establecer la clasificación de los pisos.

Dicha propuesta consistía en clasificar los pisos basados en el atraso del apoyo de la mano con respecto a la pata del mismo lado en su recorrido de descomposición de la ambladura hacia el trote, la misma que contó con el apoyo unánime de los presentes.

Como resultado de dicha propuesta, del análisis de la mecánica del movimiento de avance y del orden de llegada a tierra de los miembros en la sucesión de las batidas, es que se establecen los siguientes PISOS BASE:

• Huachano

• Pasiamblado

• Paso llano

• Pasitrote

• Trote

Esta se convirtió en la clasificación base de los pisos del CPP y del cual se derivan los intermedios o variedades de aires en su desplazamiento.

La batida es el periodo, en el movimiento del caballo, que contempla la secuencia en la que se repite del mismo miembro su siguiente apoyo en tierra.

atraso del apoyo de la mano

2.1 EL DROMÓGRAFO

En el dromógrafo, se inicia el apunte de las batidas con el posterior izquierdo y se consideran el registro del movimiento de dos batidas para cada uno de sus cuatro miembros.

demografo 1demografo 2paso llanopasitrotetrote

El dromograma describe principalmente la llegada a tierra de los miembros del caballo, considera teóricamente que los tiempos de apoyo (4) y suspensión (4) son iguales para una comprensión más sencilla.

Por el registro de las batidas sabremos cuál de los bípedos de apoyo tiene predominancia, cuánto de atraso de la mano encontraremos, el número de miembros en tierra al cambio de apoyo y el número de cambios de apoyo.

Es de notar, que refleja la variación de la participación del apoyo en bípedo lateral con la del apoyo en bípedo diagonal.

Asimismo, nos indicará, cual pentagrama, el número de golpes a tierra producidos por el caballo en su desplazamiento.

En la práctica puede haber aires más pegados a cualquiera de los pisos base tomando en consideración sus diferenciales tiempos de apoyo y suspensión, producto de los mayores o menores grados de extensión y elevación de sus miembros. En el siguiente cuadro podremos apreciar las características de los Pisos Bases, de acuerdo al dromograma:

pisos bases

2.2 EL CAMBIO DE APOYO

Tengamos en consideración que el CPP es un caballo terrero, que no pierde tierra, que rueda, que no hay elevación, que por ello nos mostrará siempre un anterior y un posterior del mismo lado en apoyo. Por efecto del desplazamiento comprimido podremos observar los cuatro miembros en tierra.

Pero en los caballos que se desplazan en los mejores aires veremos que su cambio de apoyo, de bípedo lateral a bípedo diagonal y viceversa, lo realizan usando de soporte principalmente el triple apoyo. Por ello, las tomas fotográficas muestran a los caballos en dicha posición, siendo muy raro los casos en que los veamos en apoyo diagonal.

El dromógrafo no nos muestra el tiempo que se toman los diferentes pisos en realizar el cambio de bípedo de apoyo. Sin embargo, es de notar que a medida que el aire es más amblado tendrá una menor duración en el proceso del triple apoyo llegando finalmente al doble apoyo.

cambio de apoyo

2.3 EL TRASLADO DEL CENTRO DE GRAVEDAD

El centro de gravedad del caballo se ubica en la intersección de la horizontal del límite del tercio medio e inferior del tronco con la vertical que baja a la altura del tercio medio del tórax (9a y 10a costilla) y que pasa por el extremo de la apófisis xifoidea del esternón en su camino al suelo.

A esta línea vertical se le conoce como la línea de la gravitación y cuando esta línea continua su descenso desde el centro de gravedad y cae dentro del plano de apoyo de los miembros, se dice que el caballo está en equilibro.

Es así, que a medida que vemos un mayor predominio del apoyo por bípedo lateral en los diferentes aires, veremos cómo su centro de gravedad se va alejando perpendicularmente al eje central del plano de apoyo de sus miembros. Este movimiento es el que produce el desequilibrio en su desplazamiento y al que denominamos el movimiento de hamaca.

Lo anterior, representa uno de los vectores en la mecánica del movimiento. El otro vector es el producido por la impulsión hacia adelante, paralelo al eje del plano de apoyo, del tren posterior del caballo

Producto de las fuerzas de cada vector habrá más o menos bamboleo en el traslado del centro de gravedad del caballo en su movimiento de avance.

La importancia de un corvejón fuerte responde a que, si bien es parte de la ejecución de la impulsión del posterior, también lo es en gran medida el que tendrá que soportar el desequilibrio del movimiento.

La forma en que el caballo traslada su centro de gravedad en el plano horizontal y la casi nula en el sentido vertical, dirección contraria a la de su chalan, es parte importante del sustento de la suavidad de nuestro CPP.

La suavidad de nuestro caballo es también el resultado del factor de la mejor distribución del peso al tocar tierra el caballo al desplazarse. El mayor número de apoyos continuos, casi ininterrumpidos en su avance y la sincronización de sus batidas, donde veremos la armonía de su caminar en la relación del juego de biela entre corvejón y rodilla, son los elementos adicionales que facilitan esta importante característica de nuestra raza equina de tradición viajera.

En los siguientes cuadros podremos apreciar el efecto de los factores que influenciarán en el traslado del centro de gravedad en los diferentes Pisos Bases:

centro de gravedad

2.4 SUS OTROS AIRES

Se mencionan otros aires, Don José Musante Hurtado nombra principalmente al “Compas o Entrepaso”, el “Aguilillo”, el “Compañero”, y el “Paso Llano Golpeado”. Al que podremos agregarle el “Paso Llano Gateado” y el “Paso Llano Picado” dentro de los más señalados.

Todos estos aires son derivados de la ambladura, con predominio del bípedo lateral en su desplazamiento y se encuentran siendo aires o similares, intermedios o variedades de los Pisos Base establecidos del análisis del dromograma.

El “Compas” o “Entrepaso” es el “Huachano” comprimido. Al cambiar de bípedo lateral este aire, veremos que se realiza con el apoyo de los e cuatro miembros a tierra en vez del doble apoyo que observamos en el “Huachano”. Es un aire de un golpe por batida en cada apoyo lateral.

El “Aguilillo” mantiene la descripción del “Pasiamblado”. Es la primera rotura de la ambladura, muestra un desplazamiento que no es isocrónico y aparece el triple apoyo como soporte al cambio de bípedo lateral. Destaca su capacidad de lograr los menores tiempos en su recorrido.

Consideramos que el “Paso Compañero” y el “Paso Llano Gateado” son similares. Ambos casos resultan ser un intermedio entre el “Pasiamblado” y el “Paso Llano” de acuerdo al dromograma con una formula deseada de 1:2.5. No son isocrónicos y muestran ser los más armónicos en su relación de movimiento entre la rodilla y el corvejón dentro de los aires derivados de la ambladura. La diferenciación entre estos aires no está en la mecánica del desplazamiento sino se encuentra en su ejecución, donde veremos un “Paso Llano Gateado” con más soltura y extensión a nivel de espalda y brazo.

El “Paso Llano Golpeado” tiene la misma mecánica de isocrónico que el piso base del “Paso Llano”. Sin embargo, producto de su mayor espectáculo del tren anterior resulta algo menos suave por el golpe que produce la llegada a tierra de sus miembros en su búsqueda de no perder el establecido atraso de su mano con relación al posterior del mismo bípedo lateral. Recibe comúnmente el apelativo de "chapaleador".

El “Paso Llano Picado” es el piso en que comenzamos a observar el inicio de la pérdida del predominio del bípedo lateral. En su mecánica de desplazamiento resulta ser un intermedio entre el “Paso Llano” y el “Pasitrote” con una formula condensada de 1:3.5. En algunos casos veremos poca extensión en su avance y mayor agudez por delante que i le dan el sobrenombre de "máquina de coser".

 

3 LA EJECUCIÓN DE SUS AIRES

Para la mejor ejecución y lucimiento de sus aires el caballo requiere de una combinación indispensable de atributos que está compuesta por sus adornos del tren anterior, su temperamento, su estado de rienda y su accionar de los posteriores.

 

3.1 SUS ADORNOS

La parte más visible es sin duda los adornos del tren anterior de nuestro CPP, los que jalan el ojo, deleitan a su audiencia y a lo que normalmente se le llama “TÉRMINO”, que corresponde al conjunto de la acción de dos vectores y un adorno adicional descritos a continuación:

Agudez. - Es el vector vertical resultado de la elevación de la rodilla, que produce un cambio en el ángulo de su articulación. La fuerza de este vector estará dada por la mayor elevación de la rodilla que nos traerá una mayor agudez.

Braceo. - Es el vector horizontal del adorno del miembro anterior, que sale de su aplomo vertical de apoyo al desplazarse. Se refiere a una ejecución que nos da la impresión de querer abrazar y cuando se inicia de una posición alta nos indica mucha soltura de la espalda y brazos al caminar.

termino

Manisuelto. - Es el adorno adicional. Lo observamos en el movimiento de giro que se produce desde el nudo y termina con la rotación del casco en que nos enseña su cojinete plantar. "dibujando con sus cascos arabescos que relatan el ancestro del caballo nacional".

Es importante para el futuro del CPP que el horizonte siempre sea pensar en el fondo de la raza, en su esencia equina, mantener su condición de tradición viajera y evitar afincarnos en el corto plazo y exagerar nuestro entusiasmo por el caballo "de entrada al pueblo" porque podemos convertir nuestro CPP en un caballo artificial solo para fines de exhibición y de resultados comerciales temporales.

Es por ello que la ANCPCPP deberá promover, dirigir y establecer programas de cabalgatas que ayudarán a conservar las características heredadas de nuestra noble raza caballar. En razón que el caballo recuperará su función perdida, la Asociación tendrá contacto directo con los cabalgadores en el manejo de la raza a nivel nacional y a los criadores se les abrirá un nuevo mercado entusiasmado para el 40 % de la descendencia (capones). Los que deberán ser enfrenados con el sistema clásico y tradicional, con paciencia al individuo, pensando en nuestro mercado objetivo de nuevos cabalgadores y no necesariamente equitadores.

 

3.2 SU TEMPERAMENTO

Consideramos indispensable para el buen piso que el caballo tenga temperamento pues así disociará con más facilidad la ambladura y pondrá la mayor voluntad en la ejecución de sus aires.

Ese temperamento, llamado también alma o brío, no es otra cosa que la fuerza moral que nos indica la excelencia nerviosa para realizar las tareas más arduas y resistir con mayor decisión la fatiga, pues la voluntad es más imperiosa.

En el caballo brioso veremos que su contracción muscular es más rápida y enérgica por lo que tendrá mayor decisión al caminar y se meterá naturalmente bajo la masa produciendo unos aires más cómodos y de mayor lucimiento.

En el caballo con brío siempre habrá leña de reserva para echar al fogón, el mismo que estará dispuesto a responder con inmediatez y buenas maneras.

Pero no lo confundamos con la excitabilidad excesiva que trae consigo un individuo difícil de tratar, neurótico y hasta histérico, que se malgasta antes de ser requerido.

"La espada que se desgasta en su vaina antes de ser usada".

 

Debemos distinguir tres tipos de brío:

Natural. -  Es el proveniente de cuna o estirpe, que está a flor de piel, transmitido de generación en generación.

Buscado. -  Es el brío trabajado por su chalán. El caballo viciado en su mejor aire es arrebatado en forma sorpresiva despertándole su temperamento. Similar respuesta encontraremos al reunir a nuestro caballo, impulsándolo con la tensión de espalda, las piernas y espuelas y sujetándolo con el bocado logrando así ubicar libras de presión bajo la masa.

Asustado. - Si bien su chalán ha buscado su brío por distintos medios no ha conseguido inculcarle a su cabalgadura esa fuerza moral, por lo que solo lo despertará por momentos. Se requiere estar todo el tiempo encima de él, lo que lo hace agotador.

 

3.3 SU ESTADO DE RIENDA

El estado de rienda del CPP es fundamental para que el Chalán nos pueda enseñar, orgulloso en el aire del “Paso Llano” de la finura de la buena estirpe del que proviene su cabalgadura.

Pero solo así será capaz de recorrer con gran facilidad por todos los aires derivados de la ambladura mostrando con su “Elasticidad de Pisos” el gran fondo de raza y la calidad en su desplazamiento que tiene. "La Cereza de la Torta".

No lo veremos prendido al freno, ni con resabios, ni con las orejas trincadas, porque ha sido adiestrado con una enfrenadura clásica individualizada buscando entender al compañero de esperadas largas jornadas.

El caballo andará con soltura. Se ha metido bajo la masa por la impulsión que le indica su chalan. No le maltratan sus asientos de la boca, lo que le permite ya por decisión propia una mayor extensión de su tren anterior para beneplácito y algarabía del populorum.

El embozalador, quebrantador, con la rotación de todo su tronco, presión de sus piernas y la firmeza en sus brazos le va enseñando a su discípulo a flexibilizar el cuello, botar la grupa y entregar la cabeza a la altura de su rodilla. Tendrá cuidado que no se emborrache en la entrega y lograr que él cuerpo del caballo gire en redondo siguiendo el movimiento de la cabeza. Su escuela hace que su cabalgadura aprenda a girar sobre las manos el cambio de dirección e ira eliminando las resistencias que pueda tener.

El amansamiento y dominio sobre su cabalgadura es notorio. Es hora de ponerlo a tascar bocado para que lo tome sin resabios. Iniciará entonces el proceso de enfrenarlo. Comienza usando las cuatro riendas. Periodo clave y delicado en que se va transfiriendo el manejo del mando apoyado en el bozal (nariz) al del freno (boca), utilizando el tiempo que sea necesario para que el caballo entienda, de buena gana, se sensibilice al cambio de manejo y no se afecte lo más delicado que es su asiento de boca. Etapa fundamental de cuyos resultados dependerá el éxito final del proceso de la enfrenadura clásica en nuestro CPP.

Entraremos al final del tramo de la transición del cambio de los apoyos de mando retirando el bozal, pero recurriendo al uso de la gamarrilla, para continuar con el bozalillo, en búsqueda de culminar dejando a un entregado corcel de suave manejo a la rienda.

Logrado dicho objetivo en que ya está suelto al bocado, sin perder contacto, el chalan aplicará sus ayudas para reunir a su cabalgadura buscando la correcta colocación de la cabeza, liberar los hombros, impulsión de los posteriores, consiguiendo con ello un caminar más vistoso.

Se buscará enviciar al caballo en su mejor aire y que su chalan le enseñe todos los recursos del que dispone para que el binomio centauro recorra placentero en su “Pasiamblado” por los caminos de los valles. Pero vanidoso su chalan querrá que su compañero se luzca pretencioso en su “Paso Llano Gateado”, a rienda pareja, a la llegada de su destino esperado.

 

3.4 SU TREN POSTERIOR

El tren posterior no se luce, no tiene elevación, pero que importante es para el desplazamiento del caballo en su labor de impulsión.

Es el vector que marca el avance pues el otro vector, el de hamaca, produce el desequilibrio lateral.

Su fuerza, juego articular y el acodo de su corvejón ayudan a meterse bajo la masa del caballo acercándose a la posición de su centro de gravedad apoyando así a la anhelada suavidad y preparándose para una mayor extensión y elevación del tren anterior.

El movimiento de los bajos, en eje horizontal, paralelo al suelo, apoyado en el poder de la impulsión del conjunto alto del tren posterior es el que nos permite ver una grupa quieta, que no salpica y que nos da la agradable figura que lo empujan hacia adelante al caballo al desplazarse.

El caballo pierde armonía y suavidad al caminar cuándo observamos un posterior de poco avance, que no acompaña la dinámica de los anteriores, y que no se adelanta en su posición de apoyo bajo el tronco. Lo que impide una mayor extensión del tren anterior y se le reseña que "clava los posteriores".

La posición en tierra de los posteriores colaboran preferentemente al sustento de la masa caballar, su tiempo de apoyo se estima mayor al de los anteriores, por ello veremos generalmente en las fotografías a dos patas y una mano en el triple apoyo al cambio de bípedo lateral.

 

LA DEL ESTRIBO

No nos olvidemos que para juzgar a los caballos hay que hacerlo de abajo para arriba y de atrás para adelante. Resaltando así al caballo funcional. En que se tiene en primera observación la solides de los bajos, para continuar con su capacidad de impulsión de los posteriores.

Por lo que analizaremos primero su mecánica al desplazarse antes que nos impresione la ejecución de su aire al verlo venir. Recordando que en su elasticidad de pisos se recalca su calidad en su andar.

Luego revisaremos su armonía basado en la proporción entre sus partes para terminar resaltando la belleza estética puntual, reforzado por su personalísimo estado anímico o fuerza moral, llamado también "su ángel".

En buena hora te he descrito y compartido, ahora te pido salir a cabalgar en tu “PASIAMBLADO” para retomar la grandeza de tu raza que hemos heredado.