LA VOCAL NO ES LA UNICA DIFERENCIA ENTRE "EL PASO" Y "EL PISO"

Por: Don Mariano Cabrera Ganoza.

 

Hace 10 años nuestro querido y recordado, Rodolfo "Fito" Matellini partió con rumbo cierto. Sirvan estas líneas como un homenaje al maestro, recordándolo en lo mucho que nos enseñó.

fitoEscribió Don Miguel de Cervantes en el Quijote: "Jamás monte en paso llano tan cómodo" y lo dice en el año de 1615.

Y el Inca Garcilaso de la Vega en los comentarios reales nos recuerda:

"I uno de los milagros que veíamos, era que andaban nuestros caballos, tan ligeros y con tanta facilidad por aquellas sierras, como va ahora por ellas, aquella bandada de palomas".

Reinaba en España el rey Carlos III cuando Don Jorge Juan y Alberto Ulloa asomábanse e intuían el concepto original del "piso" (1776).

"Levantan el pie y la mano del mismo lado…Que llevan el piso muy veloz y es descansado".

En 1831 El Márquez del Valle Umbroso, Don Pedro Zavala y Guzmán escribió, sobre los caballos de lucimiento, de toreo y de viaje:

"Que tengan paso castellano y si puede ser aguilillo".

En el tratado sobre "El Caballo Chileno" escrito por Don Uldaricio Prado dice a la letra de los caballos llevados desde el Perú a Chile:

"A donde llevó García de Hurtado de Mendoza, gobernador de Chile en 1557 una brillante caballería de 150 jinetes i 500 caballos i para su uso personal 42 animales mui lujosos" (Castellano antiguo).

En el tratado de hipología de Don Emilio Soyer, capitán de caballería en el año de 1902 nos comenta sus reflexiones sobre la suavidad del paso llano:

"En el Perú se encuentran caballos de este aire, pero la particular manera de enfrenarlos contribuye a aumentar su suavidad. El caballo de paso llano, camina grandes distancias, sin cansar al jinete".

En artículo publicado por la revista "La riqueza agrícola sobre el caballo peruano se lee:

"Nuestro caballo es ante todo animal de fondo...como animal de paso es el preciso para nuestros caminos...y sus aires suaves permiten alcanzar el fin de la jornada sin que el jinete sufra quebranto alguno".

mariano2Don Ángel Cabrera en su obra "Caballos de América" rescata del caballo peruano los andares tan particulares (1920): "Como ocurre con todas las razas equinas criollas, al Caballo Peruano Costeño hay que verlo en movimiento. En reposo no tiene nada de particular; pero en cuanto se le hace andar, ponese de manifiesto su temperamento nervioso y se convierte en un animal vivo, orgulloso y lleno de elegancia natural" (Castellano antiguo). Y sigue describiendo las peculiaridades de su dinámica:

"Avanzan tanto los aguilillos en el regular suyo como los otros con lo más largo del trote, pero hay muchos de tanta agilidad que de pareja con otros no puede este ni aguantarle ni igualársele yendo a galope tendido.”

Don Carlos Luna de la Fuente en su vocabulario de términos criollos (1964):

"Piso; se dice del caballo o la mula que camina de Paso."

Don Luis de Ascasubi en su obra (1968): "Aires derivados de la ambladura" verbaliza por primera vez los conceptos del bípedo dominante lateral:

"El paso llano es un aire de ambladura picada o descompuesta, -los autores franceses dicen rota (Rompu)- de cuatro batidas simples, una por miembro, isocrónicas, es decir, separadas por igual lapso."

Todos estos testimonios son apreciaciones referidas al paso (aire común) pero ninguna nos remite al "piso". (Aire Único).

El no entendido casi siempre confunde el paso con el "Piso".

 

TEMAS GENERALES

Cuando finalizo la lucha Árabe-Española las caballerías de la península ibérica habían sido mestizadas por las yeguadas del mundo musulmán.

La influencia e impronta de los caballos bereberes habían alterado y encriptado la estructura del caballo original. El resultado de aquella fusión de razas fue el caballo que llego a las Américas.

Todos esos caballos traían la sangre del bereber y fue esa sangre la que les aporto la ambladura a los caballos peruanos. Algunas otras razas originarias de la península ibérica como la del caballo de los celtas, también influyeron en la dinámica del caballo peruano pero su impacto fue de menor cuantía.

Estas caballerías mestizas llegaron al encuentro con el nuevo mundo formando distintas razas criollas americanas.

En países como Chile se forma la raza del caballo corralero, en la argentina el criollo y así también en otros países.

En el Perú se creó un caballo criollo con una dinámica de traslación especial a la que se le llama "piso" y es la característica que define al caballo peruano como raza. Las características de las razas se perfilan por la persistencia y repetición continua de una determinada función.

Reto y respuesta al medio ambiente que obliga a las especies a adaptarse en los procesos evolutivos. Cuando no se adaptan desaparecen irremediablemente por disfuncionales.

La madre naturaleza no contempla a las mascotas como parte del programa evolutivo. Ella es ciega y sorda a los afectos y gustos urbanos.

¿Cuáles fueron las causas de la ambladura?

¿Por qué existe el aire de la ambladura o trote lateral?

¿Cuál es su origen?

Cuando analizamos el misterio de la ambladura y a los animales africanos que tienen la ambladura, es cuando afirmamos que una de las causas para su aparición fue el medio ambiente con sus retos y respuestas.

Querer descifrar los arcanos de la ambladura significa pensar sobre las influencias que tuvieron las funciones en la evolución de las especies.

La vastedad de las llanuras africanas con sus condiciones extremas obligaron a las manadas de animales salvajes a realizar distintas funciones siendo solo algunas especies las fijaron la ambladura como su dinámica de traslación.

El medio geográfico y las urgencias de la función fueron el marco natural en la creación del aire de la ambladura.

Animales como la hiena, el camello, el dromedario, el elefante, la jirafa y el caballo bereber son ambladores y africanos también. Todos ellos tienen osamentas parecidas con distribución y proporciones musculares similares. Estos animales poseen características y virtudes funcionales comunes entre ellos porque sus fenotipos son de origen funcional.

Son sobrevivientes al medio y a las migraciones que las distancias exigen. Migran huyendo de las sequias y hambrunas africanas obligándose en su función a lo extremo. La ambladura se convierte en un recurso de sobrevivencia en estas especies salvajes.

La característica del desplazamiento amblado ayuda a las hienas cuando tienen que ir más de cien kilómetros buscando la comida para sus cachorros para luego regresar y regurgitarle a sus crías lo que hayan cazado. Esta tarea la repiten tantas veces como lo necesiten sus cachorros para desarrollarse y crecer. Las hienas realizan esas idas y venidas en ambladura perfecta y algo de galope por adecuación a los retos de las distancias y esfuerzos que tienen que realizar.

Están obligadas a ser lo más eficientes posibles para que la especie sobreviva. Juego milenario de desequilibrios de avances descansados y con impulsos de avances francos.

Las manadas de elefantes tienen que migrar a otras regiones sin mayores reservas que la de su fortaleza y su dinámica ambladora. Los pastos escasos y sequias recurrentes los obligan a desplazarse en busca de mejores alimentos y aguadas más claras.

Los viajes que en el Sáhara realizan los camellos y dromedarios no podrían darse de no ser animales ambladores. Ellos reparten el peso del impacto en la arena apoyando dos patas del mismo lado y luego impulsan en ambladura el paquete contrario, ahorrando siempre las energías.

El peso del impacto lo dividen entre dos apoyos y el esfuerzo del impulso lo suman en el doble impulso del bípedo contrario.

Es bueno recordar que la ambladura como recurso de sobrevivencia tiene mucho que ver con la evolución y adaptación exitosa al medio y a las circunstancias que rodean a estas especies.

La jirafa ambladora busca retoños en lo alto de los al-garrobos y acacias africanas viajando sin detenerse por la sabana semidesértica.

Ella ha modelado su fenotipo adecuándolo al medio en que vive. Es poderosa en el tren anterior y de grupa muy funcional con ángulos acodados en el corvejón. Todo este paquete posterior podría verse como débil a los ojos del hombre obsesionado por corregir a la naturaleza.

Sin embargo la jirafa es otra demostración exitosa de la respuesta en el proceso de adaptación al medio y sus retos.

Sus estructuras demuestran la coherencia de las formas con la adaptación funcional y al mismo tiempo cuestionan los criterios estéticos infuncionales impuestos como ideales por el hombre-criador.

La jirafa posee dinámica similar a la del caballo peruano.

carlos gonzalez 1La jirafa, el camello, el dromedario, las hienas y el caballo bereber poseen anteriores muy desarrollados y posteriores con grupas inclinadas. Son remetidos de manos y de asiento de cola bajo. Las angulaciones pronunciadas entre la tibia y los metacarpos se asemejan en su estructura a los corvejones acodados del caballo peruano.

Todas estas características son comunes a estas especies por ser esta morfología un producto de la adaptación funcional al medio.

Todos los animales ambladores del África tienen el corvejón angulado y la especial excepción que confirma esta regla es el elefante.

Todos ellos capaces de amblar de manera natural desde el primer día de nacidos hasta el día en que mueren. En caso esta condición natural y congénita no se diera, no existirían las especies de estos animales.

El fenotipo del caballo peruano reafirma la regla de la adaptación por la función sostenida durante su proceso evolutivo con intervención humana. Los viajes inter-desérticos y los valles con sus haciendas generosas fueron los espacios naturales en donde se enmarco a la función del caballo peruano. Pero los desiertos o los fértiles valles no podrían haber formado a nuestro caballo sin la intervención del hombre y la función a la que se le sometió de manera sostenida.

La respuesta funcional al medio acondiciono el andar de todas las especies silvestres ambladores pero el caballo peruano, por ser animal doméstico, troco su dinámica ambladora por los aires derivados de ella. El abandonó su origen de amblador perfecto para recrearse en el "piso".

Escribió el poeta español Antonio Machado:

 "El ojo no es ojo porque tú lo ves sino porque él te ve."

Y es cosa verdadera porque en caso el ojo pierda la virtud de su función dejara de ser el ojo que te mira y se convertirá en el ojo de vidrio que no nos puede ver. Habrá perdido la función y el sentido de ser lo que es.

Sin la función el ojo se descalifica en su virtud disfuncional.

Parafraseando al poeta Machado diremos que:

"El caballo no es caballo porque concursa sino porque lo cabalgas".

pisos 1Si nuestro caballo perdiese la virtud de la función podría servir para las exhibiciones pero en corto tiempo desaparecerían las esencias y los valores superiores del Caballo Peruano, poniendo en riesgo a toda la raza y  el mercado competitivo se reduciría dramáticamente.

Es bueno recordar que el pueblo del Perú nos ha regalado al Caballo Peruano como raza y que nuestra obligación debe ser la de mejorarla y promocionarla, pero no la de corregirla con los criterios urbanos de la perfección disfuncional.

Hoy día las cosas han cambiado y el África con sus retos está lejano dependiendo de nosotros que los tendones no cedan a la tensión del esfuerzo y que los ligamentos liguen las estructuras de las articulaciones con la fuerza que se sostienen en la eficiencia de la función.

Trabajemos el buen tamaño de las cuartillas y la compacidad de los tendones y ligamentos de los cabos, procurando que los impulsos y los apoyos en el desplazamiento se sustenten en cualidades y no en las debilidades.

El origen africano ha quedado muy lejos y hoy el Caballo Peruano por ser animal doméstico está en el umbral del reto y la respuesta original.

Profundicemos las virtudes del Caballo Peruano en la naturalidad del andar, buscando y encontrando el "Piso" que se desplaza y suena poco a diferencia del paso sonoro y dañino que solo nos dice de la mala función de los posteriores y de la poca armonía con los anteriores. Aire de escudero de concurso de pueblo chico que no nos conduce a la grandeza de nuestro caballo y más bien nos induce a la vanidad de la competencia nimia y caníbal entre los criadores y expositores.

Busquemos la exacta duración de los apoyos laterales para que la extensión en los movimientos naturales coadyuve a la calidad y su armonía sostenidas.

Las llanuras del Africa y las urgencias de los viajes han quedado atrás para siempre siendo muy difícil que lo de antaño se de en el campo de juzgamiento.

El concurso como medio para comparar la cría hace sentido con el trabajo de los futuros criadores y aficionados pero tengamos cuidado de las voces que avisan que el concurso se ha convertido en la finalidad de la cría porque esto significaría condenar a la raza del caballo peruano a la perversión de sus virtudes convirtiéndolo en un animal de circo. Virtudes circenses y urbanas que lo inhabilitarían para competir con alguna otra raza de caballos de silla.

Dice el poeta clásico que: "Cosa de todo necio es confundir valor con precio" y tiene acierto en lo que dice.

No confundamos el precio del caballo ganador de un concurso con el valor de la raza.

Estemos claros que el negocio puede favorecer a los criadores y sus criaderos pero en caso el precio se confunda con el valor, la raza se verá perjudicada y los criadores y criaderos también.

Encontremos la calidad en la virtud funcional y no en el camino fácil de la debilidad que se aparece como la excelencia, confundiendo al novato y pervirtiendo al entendido.

 

SOBRE "EL PISO"

En caballería, el aire del paso es común y natural a todas las razas caballares.

En caballería, el aire del "Piso" es singular y natural al Caballo Peruano.

“El Piso" es un aire derivado de la ambladura mientras que “El Paso” no. La ambladura como aire natural es de doble sustentación a diferencia del aire del "Piso" que es de cuatro sustentaciones.

Entre el aire de la ambladura y el "Piso" lo único en común es el bípedo dominante lateral.

En el aire del "Piso" el desequilibrio es lateral y la recuperación del equilibrio es diagonal, sirviendo para cambiar el bípedo dominante.

En la ambladura perfecta no existe el apoyo diagonal siendo recuperado el equilibrio por el bípedo contrario en juego de espejo permanente.

Ley del Paso (no el "Piso"): el paso no incluye al "Piso".

Los apoyos del paso son isócronos y conducen en el mejor de los casos un gran paso pero jamás al "Piso".

La repetición armónica e isocrónica de las cuatro sustentaciones nada tienen que ver con el "Piso", aunque algunos criadores y aficionados suelan confundirse.

El Paso se escucha como golpe de percusión aislado. Es bullangero y ordinario como todo lo evidente. El Paso es ritmo sin pausa.

Ley del "Piso"; el aire del "Piso" incluye al paso.

El "Piso" es asincrónico en sus sustentaciones y termina por extensión en la ambladura.

Es aire capaz de realizar el "sobre andando" sin aumentar ni alterar el número de batidas.

En el "sobre andando" el caballo de "Piso" realiza menos cantidad de batidas en el misma distancia recorrida al paso llano.

El "Piso" es aire que encripta los secretos de lo superior.

El Piso es viento y brisa del desierto que arrulla y acomoda al jinete.

El Piso es la magia que perfuma al Caballo Peruano y se le encuentra en el silencio de los apoyos.

El "Piso" es el ritmo, la cadencia, la pausa y el tiempo que se duermen en la armonía de los apoyos y los impulsos.

La unicidad como aire ecuestre le brinda el sello de lo especial.

Es la excelencia de la función armónica sin debilidades.

Es muy importante saber que las sustentaciones diagonales y las laterales son de duración distinta.

El aire del Piso es asincrónico y el aire del Paso es isocrónico.

Reconociendo al Paso y al "Piso" como aires naturales debemos distinguir que el "Piso" incluye al Paso. El que puede lo más puede lo de menos.

Pongamos en valor a las causas virtuosas que originan el aire del "Piso" y desechemos cualquier causa demeritoria.

Los pasos isocrónicos sean estos lentos o ligeros en su ejecución, los trotes por diagonales o laterales y los aires vasculares o de tres tiempos son comunes a todos los animales cuadrúpedos.

Estos aires son naturales a todos las cabalgaduras y nada de nuevo se habrá dicho si es que no se hace hincapié en que el caballo peruano posee la magia de un cuarto aire natural derivado de la ambladura; El "Piso"

El "Piso" aparece cuando se disocia la ambladura en cuatro apoyos asincrónicos.

La duración de los apoyos laterales en relación a los apoyos diagonales son las que definen la calidad del piso.

Las mayores o menores duraciones de los apoyos serán las diferencias fundamentales de la calidad y definición del "Piso".

Al caballo lo vemos algunas veces como semidiós y en otras ocasiones como rocín de lastima pero en la mayoría de las veces lo encontraremos viajando por los caminos del hombre viajes que han obligado a la eficiencia y economía de esfuerzos en cada movimiento.

Muchísimo y desde muy antiguo se ha escrito del andar de los caballos.

Muchísimo y desde muy antiguo se ha andado a caballo.

El fuego, el viento y el caballo hicieron la historia del hombre y su destino.

jose robertoREFLEXIONES AL CANTO

El Caballo Peruano pertenece al mundo de los valores y tradiciones del Perú. Es patrimonio espiritual y cultural a todos nuestros pueblos y constituye uno de los referentes culturales que expresan la identidad peruana.

Nuestros caballos llevan en sus venas, en sus ojos y en su estructura a la belleza del viento y la historia de los desiertos. Son los hijos de la libertad y el crisol de encuentros culturales de dos mundos fusionados.

Los conquistadores en su gesta necesitaron al caballo de sus tierras y nosotros con nuestra sensibilidad criolla los convertimos con el pasar y hacer de los años en nuestro caballo, creando sus aires y sus formas, sus aperos y sus usos; convirtiéndolo en el mejor caballo de silla del mundo.

Caballo que cruza y tiende puentes entre los hombres. Pontífice de las caballerizas.

Nadie puede negarlo como la raza caballar propia del Perú.

La identidad de nuestro caballo está en la función de la dinámica de sus movimientos singulares.

A veces impulsando la pata, a veces apoyando la mano, disociando los impulsos y los apoyos con las armonías naturales que siempre acompañan al movimiento desenfadado del que se sabe diferente y admirado por todos.

Suavísima forma de llevar al jinete y a su quehacer campero. Crines y ojos brillantes encarando al horizonte infinito.

Nuestro caballo tiene el brío y la belleza de la libertad.

Más de 2500 km. de litoral interrumpidos por 53 valles, lo obligaron a ser frugal y resistente a las jornadas sin descanso, sosteniendo y perfeccionando su dinámica, afirmando su mecánica conducente a la función y templando su temperamento indesmayable.

La estructura de nuestro caballo debe ser entendida en sus formas funcionales y adecuadas.

Cada raza posee características raciales afines a su función.

Hace cinco siglos llegaron a América los caballos de características universales y hoy le entregamos al mundo un caballo de características únicas. Oro puro de todas las razas ecuestres.

Joya ecuestre de los caballos de silla.

Entregamos en torno al caballo las maneras de los jinetes y la artesanía del cuero y de la plata, creamos nuestra propia escuela de enfrenadura y más allá de todo hemos construido al caballo peruano como parte de la identidad nacional.

El Caballo Peruano es hoy un simbólico emisario y embajador de la cultura del Perú en el mundo. Allí va en silencio y en "piso" por los caminos sin finales por todos los campos amanecidos.