EL PLACER DE CABALGAR

Carlos Alvarez Chávez

el placer de cabalgar

Gran parte de la historia y la evolución del hombre fueron la dados a lomo de un caballo. Las grandes conquistas, episodios bélicos que dieron origen a las naciones, las obras y el desarrollo de la humanidad, desde la antigüedad hasta nuestros días, están ligados a la andadura de un caballo.

En la actualidad, son pocas las personas que practican deportes ecuestres. Sin embargo, existe una gran mayoría que cabalgan solo por el placer de cabalgar a campo abierto, a través de bosques, o a la orilla del mar. El cabalgar solo por placer se da de muchas maneras. Puede ser desde el paseo al paso por caminos, hasta excursiones y viajes de larga distancia. El goce del campo y la insuperable relación desarrollada con el caballo sobrepasa cualquier tipo de entretenimiento o competencia.

En este tipo de experiencia con el caballo peruano de paso, podemos decir, que lo que más llama la atención a propios y extraños, es la mansedumbre de los caballos (ideales para gente inexperta), los paisajes, el compartir un rico chancho al cilindro con unos amigos en una agradable pascana o simplemente desmontar, tirar la pellonera al suelo y descansar a la sombra de un ficus o un algarrobo y sacar de las alforjas un agradable pisco, justifican con creces esta experiencia para gente con ganas de disfrutar, conocer y compartir.

Para el caballo, salir al campo también le es saludable, es una actividad apreciada por el caballo, independientemente del ritmo, la montada al exterior permite al caballo ejercitarse y liberarse de la rigidez del box o corral. No obstante, se recomiendan algunos cuidados cuando decidas recorrer largas distancias ya que se necesita una condición física muy buena tanto en el caballo como en el jinete. Los primeros 10 minutos de paseo deben ser hechos a paso lento para que el caballo tenga el tiempo de calentarse. Debes hacerlo también al final del paseo, para que el caballo se enfríe en los últimos minutos. No se recomienda dejar a un caballo todavía caliente del paseo en su establo.

A lo largo de la cabalgata podrás adoptar los diferentes aires o pasos que más te agraden, hasta que se adecue al tipo de terreno por donde caminas. En terrenos accidentados y sobre la arena, el sentido común nos dicta que no hagamos el caballo galopar además que no es la naturaleza del caballo peruano y a lo mejor limitarle también el sobreandado, este deberá hacerse a intervalos regulares, pasando enseguida al paso, para que el caballo tenga tiempo de recuperarse.

Siempre se recomienda que uno se pasee a caballo acompañado, ya que es más seguro. Cuando vayas con más caballos, deberán formar una fila y mantener la distancia necesaria del caballo adelante, normalmente el espacio donde cabe otro caballo.

En cabalgatas largas, es conveniente que se deje el caballo descansar y recuperar las fuerzas. De preferencia, quedarse en un sitio abrigado del viento, del calor o del frío. El enfriamiento demasiado rápido podría resultar muy prejudicial al animal. La silla del caballo basta que sea un poco aliviada, excepto en el caso que se justifique que la retires.

Es muy importante conocer la zona por donde andarás y sus características para que estés seguro y el caballo también, jamás deberás olvidar que estamos hablando de un animal que se puede asustar con cualquier ruido o movimiento rápido.el placer de cabalgar 2

Es recomendable tener a la mano el mapa del trayecto contigo para que sepas a todo momento dónde estás ya que si te pasara un imprevisto, nadie te podrá localizar y difícilmente podrías recibir auxilio. Se recomienda también que siempre tengas a mano números de emergencia de veterinarios, hospitales, policía local. etc., así como un móvil y una navaja. El kit de primero, socorros es también una herramienta fundamental para casos de emergencia.

Elige el caballo que sea resistente para paseos largos. Si planeas hacer un paseo largo en una zona particularmente caliente, acuérdate de llevar agua para los dos: tú y el caballo. Si sabes que encontrarás fuentes de agua por el camino, certifícate que estarán disponibles durante la época del año en la que vas a realizar la cabalgata, ya que muchas veces dichas fuentes secan por el verano, dejando pocas alternativas para que el caballo sacie su sed.

Ojo con la fauna y la flora de la región, como por ejemplo cactus, abejas o avispas, que se pueden constituir como un obstáculo. Antes de partir, consulta a un veterinario, quítate todas tus dudas y, de paso, pregúntale cómo debes actuar en estas situaciones.

La ropa es un elemento a lo cual debes dar también mucha importancia, siendo el más recomendable que utilices pantalones y camisas holgadas, de preferencia de dril, para protegerte de la vegetación alta y espinosa o ante una posible caída, el sombrero de ala ancha para protegerse mejor del sol, la pañoleta para cubrirse del polvo, las botas son el calzado más recomendado y preferible sobre otros para que los pies jamás se queden presos en los estribos.

Después de esta experiencia narrativa, ya podrás disfrutar en pleno de un paseo a caballo, ya sea relajante o más dinámico, pero de verdad seguro. Montar en el exterior es una experiencia enriquecedora, que estimula los lazos entre caballo y caballero.

 

Consejos

• Intenta montar siempre o la mayoría de las veces el mismo caballo. Así te acostumbrarás al caballo, y a su manera de comportarse, y el caballo también se irá acostumbrando  a ti.

• Contrario al consejo anterior NO MONTES SIEMPRE el mismo caballo, para los primerizos es mejor que se mantengan con el mismo caballo tranquilo y bien entrenado hasta que estén bien entrenados. Después tienes que pasar a caballos más difíciles de manera que puedas manejar una gama más amplia, caballos y convertirte en un mejor jinete.

• Usa todos los implementos de seguridad que tengas o mano.

• Verifica que el área que vas a usar no tenga nada peligroso, porque a veces es difícil detener al caballo mientras estas montando, especialmente si todavía lo están trabajando.

• Procura siempre ir a montar con un compañero. Si al, te sucede solo, puede pasar mucho tiempo antes de que te encuentren.

• Como se mencionó anteriormente, ve despacio, así conocerás tus limitaciones. Un caballo puede caminar durante mucho tiempo, pero tienes que asegurarte de que TÚ estás preparado para eso. Recuerda que no solamente el caballo se cansa, sino que también el jinete. Es tan peligroso presionarte a ti mismo como lo es presionar al caballo. Fácilmente puedes perder el control. Asegúrate de conocer las limitaciones de ambos. De esta manera una cabalgata divertida por el campo no se convertirá en una catástrofe. Recuerda divertirte. El montar se trata estar coordinado siempre con el caballo