DE LA EJECUCION DE LOS AIRES

CHALAN 2

Fuente: Anuario 1952

Tomemos un aire cualquiera, por ejemplo, el paso llano. En primer lugar, puede ser éste "por lo bajo" o "por lo alto". En el primer caso sale el caballo de parado en el paso, sin cambiar por un momento éste. Lo alarga, lo puede luego cortar sin cambiar el modo de ejecutarlo, salvo en el ritmo que es más o menos acelerado. Es un automóvil que sale en primera, toma velocidad, la rebaja, pero no sale de esta marcha.

Si el caballo sólo "anda por lo alto, " tiene el "hilo" llegando a cierta velocidad. Más lentamente no se "halla" y puede falsear en la ejecución. De mejor "raza es el caballo afirmado" "por lo bajo". Puede ser que no ande mucho (velozmente), que no sea "andador", pero es firme su aire. Y tanto es así, que cuando un caballo está muy bien en un paso rápido, brioso, vistoso, para llegar al fondo de su raza y saber a ciencia cierta si es esencialmente fino se lo "rebaja", aminorándole en su andar y si entonces no ha falseado ni cambiado se le puede declarar bueno.

El caballo que sólo anda bien "por lo alto" es como un automóvil que tuviera una buena segunda o tercera, pero que fallara en la primera. Sin embargo, mucho buen caballo "caminero" es así. En el decir vernacular nuestro "se ha viciado por lo alto"

Desde luego el caballo debe estar igualmente firme por lo bajo y por lo alto. Pero hay muchos caballos muy finos, que, por falta de impulsión sólo andan por lo bajo.

En su ejecución el paso puede ser gateado, menudeado platanero, golpeado, amartillado o adelantado. Analicemos los términos:

Gateado; es aquél que tiene la mayor soltura de hombrillos y en el cual el caballo se desliza como nadando, con elasticidad. Es el más ágil de todos los pasos. Puede haber más menos elevación, pero siempre hay la necesaria extensión para que el animal se desplace bien y con facilidad.

Menudeado; es el andar, en el que los pasos que da el caballo no son tales sino pasitos cortos, sin extensión, casi en el sitio. Es andar defectuoso parecido al que tienen las mulas, de por sí dadas a andar menudo.

Si este menudeado no lo es tanto como para perjudicar el desplazamiento y que, a pesar de menudear el caballo recorre tierra, tenemos el paso platanero o paso de cura.

Paso golpeado; es aquél en que teniendo mucha elevación el caballo en su andar, trasmite algo de golpe al jinete al llegar con los anteriores a tierra. No hay que confundirlo con un vulgar paso duro, que suele serlo por tirar a huachano. Este golpe es efecto del braceo del caballo, que llaman "término" en el Perú.

Si un caballo tiene demasiada elevación para la extensión de los delanteros, principia a "amartillar", es decir a dar martillazos casi en el sitio. Si a un caballo muy "andador", muy veloz o muy brioso se lo alborota un poco y se lo contiene por debajo del "hilo" que le corresponde, es seguro que va a amartillar. Es defecto ridículo y desesperante para el jinete que siente que su caballo se gasta sin razón. Hay mucho caballo brioso que además de menudear, amartillean.

Un caballo "adelanta" por el derecho o el izquierdo si es que por ese lado o por aquél alarga más el anterior correspondiente. Es defecto que sólo se nota por lo alto y que al ser muy exagerado nos lleva a un semi-galope descompuesto.

La mayoría de las modalidades de paso que acabamos de ver se refieren a los miembros anteriores. Propios de los posteriores son el "atrancar" poco o mucho y el renguear.

Atrancar; es pasar con la pata de un lado la pisada de la mano del mismo lado. Es privativo de los caballos de raza y no sucede en los de trote puro. Este particular de los animales de paso es tan característico que constituye un criterio diferencial entre la mula "fina" y la "ordinaria" cuando ninguna de ellas ha sido montada aún. También en los Estados Unidos se juzga de las futuras aptitudes de un potro de paso, por lo bien que atranca o como dicen los americanos, por el "overreach" que tiene.

El Caballo Peruano de Paso para andar bien, con soltura y alcanzar un buen andar, debe atrancar por lo menos tres largos de casco. Tanto la cuesta abajo como la mayor velocidad tienden a largar el atranque y correlativamente, la lentitud y la cuesta arriba tienden a rebajarlo.

La mula siempre atranca menos que el caballo y es el deber constante del jinete de mulares, el procurar que su cabalgadura, "meta bien las patas". Para eso procurará "desgonzarla" bien en las bajadas y la apoyará luego en el freno, dándole mayor impulso con las espuelas. En casos extremos habrá de "trastrabar" la mula, lo que tiene sus defectos ya que "mula trastrabada desmanguilla", es decir afloja las manos y cae.

Pero el atranque exagerado da un andar duro por acercarse demasiado al huachano que es el aire en el cual atrancan al máximo los caballos. En ese caso se debe recurrir al sesgueo, como queda dicho más arriba.

El atranque va de mayor a menor en los siguientes pasos: huachano, sobre andando, paso llano, trocha, pasitrote y trote, en el que ya no existe. Esto es en el andar natural y a que, mediante la acción de freno y espuelas, se puede luego aumentar o disminuir este detalle.

El renguco; es el atraso de una pata en el desarrollo de su acción. Si no es debido a lesiones del caballo, se debe al trastrabe al que ha sido sometido el animal. Dejará éste de renguear en cuanto se acostumbre ya a su nuevo andar.

Del Braceo

El braceo es el movimiento que hace al andar un caballo con sus remos delanteros y que proyecta los cascos y parte del brazo hacia afuera o hacia adelante. En ambos casos este movimiento es acompañado por mucha elevación del miembro correspondiente.

Hay dos tipos de braceo, el lateral y el hacia adelante. En este último caso el caballo sufre mucha tierra y suele ser de mucho andar. Si el brío y lo vistoso de la ejecución acompañan esta clase braceo, tenemos el caballo "traga leguas" con toda su aparatosidad.

El braceo hacia los lados puede ser poco, lo que da el caballo "manisuelto". Siendo mayor, tenemos al caballo "de brazos" y llevado al extremo, el de "muchos brazos". Estos caballos son vistosos, pero poco apropiados para el trabajo. Suelen ser sujetos a derrames sinoviales con frecuencia.

Los caballos de braceo hacia adelante, si se los rebaja de su andar óptimos, de su "hilo", suelen principiar a amartillar.

El braceo, es carácter hereditario no sujeto a educación. Los caballos nacen braceadores y así quedan toda su vida. Es espectáculo lastimoso ver a un caballo viejo, sin brío, cansado, decaído, lanzar sus manos hacia afuera como si aún tuviera energías que derrochar.